Capital de la moda

Una capital de la moda es una ciudad que tiene una gran influencia en las tendencias internacionales de la moda y en la que el diseño, la producción y la venta al por menor de productos de moda, además de eventos como las semanas de la moda, los premios y las ferias, generan una importante producción económica. Las ciudades consideradas las capitales mundiales de la moda de las "Cuatro Grandes" del siglo XXI son Milán, París, Londres y Nueva York.

Definición de una capital de la moda

Una capital de la moda asume un papel de liderazgo en la confección y el diseño. Además, las capitales de la moda suelen tener una amplia combinación de actividades comerciales, artísticas, de entretenimiento, culturales y de ocio y son reconocidas internacionalmente por tener una identidad única y fuerte. También se ha observado que el estatus de capital de la moda se ha relacionado cada vez más con el perfil nacional e internacional de una ciudad. Es probable que las capitales de la moda también formen parte de una escena de diseño más amplia, con escuelas de diseño, revistas de moda y un mercado local de consumidores adinerados. Desde el siglo XVI, Milán ha sido considerada la Capital Mundial de la Moda. Hoy en día, a menudo el término capital de la moda se usa para describir las ciudades que celebran semanas de la moda, principalmente París, Milán, Londres, Roma y Nueva York, para mostrar su industria. Además, varias otras ciudades albergan eventos de moda notables y son influyentes en la moda mundial.

Historia

Históricamente, varias ciudades han sido, a su vez, capitales de la moda. Durante la era del Renacimiento, diferentes ciudades-estado en lo que se convertiría en la Italia moderna fueron las principales pioneras de Europa, debido al poder cultural que ejercieron en ese período de tiempo. Esto incluye ciudades como Florencia, Milán, Roma, Nápoles, Génova y Venecia. Avanzando hacia finales del siglo XVI, con la influencia de la Corte Real inglesa, Londres se convirtió en una ciudad importante en la moda europea. Del mismo modo, debido al poder de España en la época, la corte española comenzó a influir en la moda, convirtiéndola en un centro importante. En el siglo XVII, cuando el Renacimiento comenzó a desvanecerse, con el poder de la corte francesa bajo Luis XIV, París se estableció como el principal centro de moda de Europa. Durante el siglo XIX, con el poderoso Imperio Británico y la joven Reina Victoria en el trono. (desde 1837), Londres volvió a convertirse en un importante líder de la moda. Sin embargo, continuó buscando inspiración estilística en París, y el 'padre de la alta costura' británico Charles Frederick Worth se mudó a París en 1846. Lo hizo para perfeccionar y luego comercializar su oficio, también organizó los primeros desfiles de moda y lanzó el concepto de etiquetas de moda allí.

Siglo XX y más allá

Durante los años veinte, Berlín fue considerada la capital de la moda de vanguardia. A lo largo del siglo XX, pero particularmente después de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Nueva York se hizo famosa como capital de la moda, desafiando el dominio de París con un enfoque diferente, especialmente en su desarrollo. y la popularización de la ropa deportiva como moda durante los años cuarenta y cincuenta. Durante los cincuenta, Italia volvió a cobrar protagonismo. Florencia resurgió como una ciudad líder en moda, aunque el enfoque se trasladó a Milán a partir de la década de 1970 cuando las principales casas de diseño se mudaron a la ciudad. En la década de 1980, Tokio reclamó su lugar como capital de la moda con una nueva generación de diseñadores de vanguardia, incluidos Issey Miyake o Rei Kawakubo de Comme des Garçons ganando la atención mundial, incluso si el desfile de moda se realizó en París. La moda era radicalmente diferente tanto en el uso de textiles como en la forma en que los diseñadores cortan y cubren. Desde entonces, han surgido nuevos centros de moda en todo el mundo, y el viejo orden se ha enfrentado a desafíos de todos los rincones del mundo, incluidos África, Australasia y el sur. America. Desde 2007, Berlín se ha vuelto a destacar como un centro cada vez más importante para las tendencias mundiales de la moda. Una edición de 2011 de Fashion Theory: Journal of Dress, Body and Culture exploró el alejamiento del tradicional dominio de cinco ciudades clave (Londres, Milán, Nueva York, París, Tokio), con la coeditora Lise Skov, su