Juan Bautista de Anza I

Juan Bautista de Anza I (29 de junio de 1693 - 9 de mayo de 1740) fue un vasco español que exploró gran parte del estado de Sonora y la región suroeste de los Estados Unidos.

Biografía

Nació el 29 de junio de 1693 en el pueblo vasco de Hernani, Gipuzkoa (español - Guipozcoa), País Vasco, España. Juan Bautista de Anza (lo deletreó Anssa; su hijo del mismo nombre lo deletreó Anza) fue el hijo mayor y segundo hijo de Antonio de Anza (1666-1737), el farmacéutico del pueblo, y Lucía de Sassoeta (1658-1735). . Apenas capaz de hablar una palabra de español, a los diecinueve años, en 1712, emigró a Nueva España, yendo primero a Culiacán, Sinaloa, donde su madre ya tenía parientes establecidos. Sin embargo, Anza no se quedó allí por mucho tiempo y pronto se involucró en la minería de plata en Álamos, Sonora. Desde allí se involucró en el descubrimiento y explotación de dos importantes campamentos mineros de plata, o ciudades en auge, entre 1716 y 1720, en Aguaje al sureste de la actual Hermosillo, Sonora y en Tetuachi, al sur de Arizpe. Compró otras propiedades mineras, como el Real de San José de Basochuca, Sonora, al este de Arizpe y a principios de 1721 se había convertido en teniente de la milicia sonorense. Poco después, el 2 de agosto de 1721, se incorporó a la caballería regular como alférez, o subteniente, en el Janos Presidio, al mando del capitán Antonio Bezerra Nieto. Como soldado, se le describió como "de cuerpo sano, blanco [y] barbudo, con cabello castaño rojizo descolorido". Poco después de comenzar su carrera militar en Janos, hacia el año 1722, se casó con la hija del Capitán, María Rosa Bezerra Nieto, y rápidamente ascendió al grado de primer teniente.

Carrera militar

En noviembre de 1726 fue ascendido a capitán y asignado a ocupar el lugar del capitán Gregorio Álvares Tuñón y Quirós en Fronteras, quien había estado en desacuerdo con los ciudadanos de Sonora durante años y acababa de ser destituido y enviado a la Ciudad de México. para ser juzgado por fraude y mal uso de los recursos del rey. Anza rápidamente se dispuso a darle forma a la Caballería de las Fronteras y a brindar protección a las comunidades de Sonora de los apaches. Asignó soldados a los valles de San Luis y alto del río Santa Cruz en la Pimería Alta, y los colonos comenzaron a ingresar a la zona. Él mismo estableció los ranchos Guevavi, San Mateo, Sicurisuta y Sópori, las primeras operaciones ganaderas en lo que hoy es el sur de Arizona.

Explorador

En el momento del fabuloso descubrimiento de plata cerca del Rancho Arizona en 1736, él no solo era el capitán del único presidio en Sonora, sino que también era justicia mayor, o juez presidente, de Sonora. Por lo tanto, le correspondió a él decidir qué curso tomar para establecer las legalidades en el nuevo sitio. Debido a su incautación de toda la plata mientras la Ciudad de México determinaba a quién pertenecía, y debido a que usó la casa de Bernardo de Urrea, su buen amigo y vicepresidente del Tribunal Supremo, en el Rancho Arizona como base de operaciones, inadvertidamente elevó el nombre de Arizona a la prominencia. Así, él y su escribano, o escriba, Manuel José de Sosa, quien redactó todos los documentos relacionados con la plata, fueron indirectamente responsables de que el cuadragésimo octavo estado de los Estados Unidos tuviera el nombre de Arizona.

Fin de su vida

Anza continuó como soldado y estadista durante los siguientes años, solicitando permiso al virrey para descubrir y establecer una ruta entre Sonora y Alta California. Sin embargo, desafortunadamente para él, sus sueños se vieron truncados luego de un viaje de suministros de rutina a Suamca, Guevavi, Tumacácori y San Xavier del Bac. Al regresar a casa de esa expedición el 9 de mayo de 1740, evidentemente se adelantó un poco a sus soldados y fue emboscado y asesinado por apaches en algún lugar entre Santa María Suamca y el rancho que se convertiría en el Terrenate Presidio. Quedaría en manos de la próxima generación de soldados y de su propio hijo, Juan Bautista de Anza, del mismo nombre, descubrir